Nuestra historia comienza en Catania, Italia, donde nació Miguel Malizia. En 1906 decidió viajar a la Argentina, en busca de mejores horizontes. Y fue en San Rafael donde se estableció, para iniciar una nueva vida. Ahí conoció y se casó con Gracia Constanzo, hija de un importante propietario de viñas.

Miguel y Gracia construyeron una moderna bodega fraccionadora y tuvieron siete hijos, entre ellos, Carmen. Hoy los bisnietos de Miguel y Gracia y nietos de Carmen, continuamos con esta noble actividad, basados en eso que nos transmitieron nuestros ancestros: la cultura del vino.

Descorchamos un vino y lo compartimos. Charlamos, nos reímos, disfrutamos. Ese momento le da sentido a todo un esfuerzo de muchas personas que plantaron y cuidaron la vid, de otras que cosecharon, de aquellas que trabajaron en la vinificación. Todos formamos parte de algo que nos une, la cultura del vino. Por eso somos la misma Etnia. Somos la Etnia de la cultura del vino. El homenaje a esa comunidad que formamos todos, es la esencia de bodegas Etnia. La que inspira a cada uno de nuestros vinos. Aquí se los presentamos.

Etnia, eso que nos identifica.